La Odontopediatría es la rama de la Odontología que se dedica, en forma especial, a la atención de pacientes infantiles y adolescentes.

Una de las medidas más importantes para mantener la salud bucal es la visita temprana y regular al Odontólogo, quien podrá diagnosticar cualquier alteración.  En el caso de los niños, esto cobra aun mayor importancia, debido a que las patología que afectan los dientes temporales o de leche, tienen una progresión más rápida que en los adultos. 

Es por eso que, aconsejamos que las primeras visitas al odontopediatra coincidan con la aparición de los primeros dientes de leche, alrededor de los 6 meses de edad.  Desde este momento, el Odontopediatra podrá controlar el desarrollo de la dentición y el estado de la piezas dentarias, pesquisar alguna patología o alteración que requiera una atención prematura, enseñar las debidas y correctas pautas de higiene, tanto para el bebé como para los padres, contribuir a adoptar patrones alimenticios saludables y comenzar a instaurar procedimientos preventivos para evitar la aparición de caries y sus consecuencias. 

Además, la visita temprana al Odontopediatra, permitirá realizar procedimientos sencillos y agradables para los niños, contribuyendo de esta manera a crear un ambiente de seguridad y confianza, que se traducirá en pacientes adultos con mejor salud bucal y mayor disposición a la atención odontológica.

¿Para qué llevo a mi hijo al odontopediatra, si los dientes temporales se le van a caer?

Aún cuando los dientes de leche se van a caer de todos modos, los dientes temporales son extremadamente importantes.  De ellos depende que el bebe o el niño pueda masticar fácilmente los alimentos, aprenda a hablar claramente y tenga buen aspecto. Adicionalmente, la salud general de su hijo puede verse afectada si sus dientes temporales están enfermos y sin tratamiento. Los dientes de leche son fundamentales para el mantenimiento de espacios y para que los dientes definitivos salgan en la mejor posición.

Por esto, es muy importante que la primera visita sea agradable y que no tenga carga de ansiedad por parte de los padres.

¿A qué edad debo llevar a mi hijo con el odontopediatra?

Idealmente, es mejor llevarlo cuando este entre los 6 y 12 meses de edad. Cuanto antes empiece, mejora las posibilidades de prevención de cualquier problema.

Además de la revisión normal del control de caries y otros problemas, el odontólogo pediatra le mostrará cómo limpiar los dientes de su hijo correctamente y cómo evaluar cualquier hábito indeseable y lo propenso que puede estar el niño a la caries. 

¿Qué pasa en la primera cita con el odontopediatra?

El odontólogo especialista examinará suavemente los dientes y encías de su hijo.

Si es necesario, los dientes de su hijo serán limpiados profesionalmente. También le instruirá sobre técnicas de atención de urgencias y prevención, conocimientos de suma importancia para ayudar a los dientes de su hijo a mantenerse firmes y saludables.

¿Cómo debo decirle a mi hijo sobre la visita al odontopediatra?

Coméntele a su hijo que el dentista es un médico amistoso que le ayudará a permanecer saludable.

Hable acerca de la visita en una forma positiva, realista, como lo haría con cualquier nueva experiencia. 

Así una visita será una aventura agradable para su hijo.

¿Con qué frecuencia debe ir mi hijo al odontopediatra?

No hay ninguna regla estricta; generalmente se recomienda que los niños visiten al odontopediatra cada seis meses. Porque cada niño requiere de un tratamiento según su necesidad su especialista será quien le sugiera un calendario de visitas para su hijo.

Llevando a su hijo al odontopediatra con regularidad, puede prevenir enfermedades graves. Visitas periódicas pueden ahorrarle tiempo, dinero y preservar la salud de los dientes de su hijo.

 
Consejos para los padres… 

  • No soborne a su hijo para ir al odontólogo.
  • No comunique sus propios temores sobre la odontología a sus hijos.
  • Dentro de sus posibilidades no permita que nadie transmite malas experiencias o historias temibles a su niño.
  • El visitar regularmente al odontólogo en una edad temprana sin duda garantizará unos dientes fuertes y sanos durante toda la vida.


 

¿Cómo debo cuidar los dientes de mi hijo?

  • Hacer una revisión periódica al Odontólogo.
  • Cepillar los dientes, por lo menos 2 veces al día con una crema dental que tenga fluor.
  • Cepillar también la lengua, pues la placa bacteriana resulta un medio ideal para que crezcan las bacterias.
  • Usar hilo dental por lo menos una vez al día, es conveniente para quitar restos de alimentos que se han quedado entre los dientes y en el borde de la encía.
  • Mantener una dieta variada y equilibrada, reducir el consumo de dulces, sobre todo entre comidas y si se come postre, no olvide cepillarse muy bien los dientes después.
  • Como refrigerio coma frutas, leches o sus derivados.
  • Masticar despacio los alimentos.
  • Masticar alimentos que de por si, son limpiadores naturales de los dientes como manzanas, zanahorias y otros vegetales crudos.
  • No acostumbrar a los niños a dormir con biberón de leche. El azúcar que contiene puede provocar caries dental. Evitar añadir innecesariamente, azúcar o miel al biberón o al chupete del niño.
  • Contáctenos

    1. (requerido)
    2. (Ingresa un correo electrónico válido)
    3. (requerido)
     

    cforms contact form by delicious:days

  • Síguenos en…

  • Traducir